ALTERACIONES GENITOURINARIAS ENCONTRADAS EN LA ECOGRAFÍA GESTACIONAL

 

Cerca del 20% de las malformaciones diagnosticadas durante la gestación corresponden al tracto urinario. Cada vez es más frecuente la consulta al urólogo, de mujeres embarazadas a quienes se les ha detectado algún tipo de alteración en el tracto genitourinario de su bebé en gestación. Es importante conocer las implicaciones que puede tener este diagnóstico, así como hacer una consejería adecuada con las expectativas reales para el bebé que va a nacer.

 

¿Qué significa Hidronefrosis Antenatal?

 

La hidronefrosis antenatal es la dilatación de los riñones y en algunos casos de los uréteres en el bebé en gestación.

Es el hecho que se diagnostica con más frecuencia en la ecografía durante el embarazo. Se encuentra en 1 de cada 100 exámenes realizados a mujeres embarazadas, pero únicamente 1 de cada 500 hallazgos representará enfermedad, ya que más del 80% de las hidronefrosis detectadas durante la gestación se resuelven de manera espontánea durante el primer año de vida (las llamadas fisiológicas).

 

¿Por qué se produce esta dilatación de los riñones?

 

Los riñones del feto inician la producción de orina hacia la semana 10, para la semana 18 la mayoría del volumen del líquido amniótico corresponde a orina fetal. Este líquido es primordial para el desarrollo del feto. La cantidad de orina va en aumento a medida que progresa el embarazo y para las últimas semanas el feto produce tanta orina como si un adulto orinara 1 litro cada hora.

 

Esto hace que los conductos que transportan la orina (sistemas colectores, pelvis renal y uréteres) se ensanchen o dilaten para conducir toda esta cantidad de líquido.

 

Pero no siempre la dilatación es por causa normal, también llamada fisiológica. Hay enfermedades que impiden el paso adecuado de la orina (obstrucciones), o en otros casos la orina se regresa desde la vejiga hasta los riñones (Reflujo Vesico Ureteral), causando también dilataciones o hidronefrosis antenatal.

 

¿Existe algún tratamiento para estas situaciones?

 

Como la gran mayoría de las dilataciones o hidronefrosis son fisiológicas, (no son causadas por ninguna enfermedad), la recomendación es hacer un seguimiento con ecografía durante la gestación para evaluar los cambios que puedan darse.

 

Después de 48 horas de nacido el bebé, debe hacerse una ecografía para evaluar el grado de dilatación y si es necesario remitir al Urólogo.

 

En algunos casos muy seleccionados puede realizarse una intervención prenatal, debe ser hecha únicamente en sitios con muy buena experiencia y con protocolos muy bien establecidos. Esta clase de intervenciones conllevan un riesgo alto para la salud del feto y de la madre.

volver.jpg

© 2020 Calle 93 # 14-20 Oficina 410 - Edificio Centro 93 Torre Sur - PBX: (57-1) 2186700