En qué consiste la enfermedad?

Es una ETS causada por unos subtipos de la bacteria llamada Clamydia Trachomatis. La infección genera la aparición de una o más lesiones genitales que tienen superficie elevada y son de pequeño tamaño y/o úlceras e inflamación de los ganglios linfáticos del área genital e inguinal.  Las lesiones o la lesión puede ulcerarse dentro de los 3 a 30 días del contacto sexual que generó el contagio y pueden permanecer sin ser detectadas en la vagina, la uretra o el recto. Al igual que otras lesiones por ETS, estas úlceras aumentan la posibilidad de contraer el VIH si se tienen relaciones sexuales con una persona VIH positiva. Esta infección puede producir úlceras rectales, dolor y flujo anal, principalmente en personas que mantienen relaciones sexuales anales. La lesión puede confundirse con las producidas por otras ETS por lo cual es fundamental consultar con su urólogo para una adecuada detección y tratamiento. 

Que complicaciones se pueden presentar por la infección?

Puede haber agrandamiento y ulceración de los genitales externos, así como obstrucción de los ganglios linfáticos inguinales, por lo cual se puede producir una inflamación crónica de los miembros inferiores (ya que los ganglios linfáticos son los encargados de redistribuir el líquido que se acumula en los tejidos).

Cómo se contrae el Linfogranuloma venéreo?

Se transmite a través del contacto con lesiones, úlceras y otras áreas en las cuales se encuentre la bacteria, por el contacto genital vaginal o anal así como el contacto de piel a piel. La bacteria se puede detectar en secreción del cuello uterino o de la uretra con un examen microscópico e instaurar el tratamiento antibiótico adecuado.

Esta enfermedad puede curarse? Es posible prevenirla?

La enfermedad puede ser curada por medio de tratamiento antibiótico prolongado (alrededor de tres semanas). La manera más segura de evitar el contagio es abstenerse de tener relaciones sexuales o de lo contrario, mantener relaciones sexuales con una pareja de se ha hecho pruebas de detección y sabe que no está infectada, en condición de monogamia mutua. El uso regular y adecuado de condones de látex puede disminuir el riesgo de contraer la enfermedad, pero es importante recordar que se puede adquirir la infección al entrar en contacto con zonas no cubiertas por el condón.

Si se está recibiendo tratamiento, es fundamental evitar tener relaciones sexuales hasta terminarlo. Igualmente, la pareja debe ser tratada. Si una persona es exitosamente tratada para el LGV, puede volver a contagiarse si vuelve a tener contacto sexual con una pareja infectada.

 

CONSULTE A SU UROLOGO

SOCIEDAD COLOMBIANA DE UROLOGIA

 

volver.jpg

© 2020 Calle 93 # 14-20 Oficina 410 - Edificio Centro 93 Torre Sur - PBX: (57-1) 2186700