Esta es una ETS causada por una bacteria llamada Treponema Pallidum, la cual pasa de una persona a otra a través del contacto con una úlcera generada por la infección.

 

Las úlceras suelen aparecer principalmente en los genitales externos, la vagina, el ano, recto, labios y boca. La transmisión ocurre durante las relaciones sexuales por contacto oro-genital o genital-genital. Esta infección no se propaga por el uso compartido de inodoros, piscinas, ropa o cubiertos. Una mujer embarazada puede transmitir a su bebé la enfermedad durante el embarazo.

 

 

 

 

 

 

Cuáles con los síntomas de la infección?

Muchas personas infectadas no presentan síntomas durante años, pero corren el riesgo de presentar complicaciones asociadas a una fase avanzada de la enfermedad si no son tratados de inmediato. La aparición de esta enfermedad se ha dividido de forma médica en tres fases:

Primaria: se caracteriza por la aparición de una sola (llamada chancro) o varias úlceras, las cuales pueden manifestarse entre los 10 y 90 días post contacto sexual (promedio de 21 días). El chancro es una úlcera pequeña, dura y no dolorosa que aparece en el sitio por donde la bacteria entró al organismo y dura aproximadamente 3 a 6 semanas y desaparece sola si no se ha tratado. Si no se administra el medicamento indicado, la infección por la bacteria avanza (incluso si no se han presentado síntomas).

 

Secundaria: aparecen brotes en la piel (puntos pequeños rojizos y rugosos que pueden comprometer  las palmas de las manos y plantas de los pies) y erupciones en las mucosas (ejemplo, la superficie de la boca o el ano), que no generan picazón y que incluso pueden pasar desapercibidas. Este brote puede aparecer cuando el chancro se está curando o algunas semanas después.  Otros síntomas pueden ser  fiebre, aumento del tamaño de los ganglios, pérdida de peso, fatiga, dolor de cabeza, pérdida del pelo en algunas áreas.  Si la enfermedad no es tratada los síntomas pueden desaparecer solos pero la infección puede seguir avanzado.

Terciaria: se instaura cuando desaparecen los síntomas de las fases primaria y terciaria y la persona no ha recibido tratamiento antibiótico (ocurre hasta en el 15% de los casos que no han recibido tratamiento). Los síntomas de esta fase pueden manifestarse hasta 20 años después del contacto sexual que generó el contagio afectando  órganos internos como el cerebro, los nervios,  los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, los huesos y las articulaciones. La infección en este momento puede generar fiebre, dificultad para coordinar los movimientos, parálisis, ceguera gradual y demencia. Las secuelas pueden ser graves  e incluso mortales.

 

Quienes están en riesgo de contraer la enfermedad?

La enfermedad se contrae por el contacto con una úlcera sifilítica. En las mujeres embarazadas, la enfermedad puede ser transmitida al feto durante la gestación. Las personas que están en la fase primaria o secundaria pueden transmitir la infección aunque no se hayan dado cuenta de que tienen úlceras (pueden ser pequeñas y en localizaciones que las hacen de difícil detección como la vagina, el recto o la boca) o no sepan que están infectadas. Según datos del Centro para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos, en el 2006, los casos de sífilis primaria y secundaria diagnosticados en ese país correspondieron a hombres que mantenían relaciones sexuales con hombres.

La presencia de chancros hace que sea más fácil contraer el VIH ya que las úlceras implican una ruptura del mecanismo normal de defensa de la piel contra las infecciones. Estas úlceras tienden a sangrar fácilmente y si se entra en contacto con la mucosa bucal o rectal durante la relación sexual, aumentan la posibilidad de infección por VIH. Se ha calculado que el riesgo de contraer  VIH es 2 a 5 veces mayor si la persona expuesta al virus tiene sífilis.

Cuáles son las consecuencias que puede sufrir un bebé infectado?

Depende de cuánto tiempo haya estado infectada la mujer en el embarazo y en qué fase se encuentre la enfermedad; según lo anterior, se corre el riesgo de que el bebé nazca antes de tiempo, nazca muerto o fallezca días después de nacido. Si la enfermedad no es diagnosticada y tratada, estos bebés pueden sufrir retraso en su desarrollo, convulsiones, sordera, alteraciones en la formación ósea o ceguera, entre otras.

Cómo se diagnostica la enfermedad?
Lo más importante y rápido es consultar con el médico si se presenta algunos de los síntomas descritos.  Se puede tomar una muestra del chancro y observar la bacteria al microscopio. Poco tiempo después de la infección las personas desarrollan anticuerpos contra la bacteria; estos pueden ser detectados a través de un análisis de sangre. Los anticuerpos van a encontrarse elevados después de meses o años de haber tratado efectivamente la enfermedad con antibióticos. Toda mujer embarazada debe realizarse análisis para detectar la enfermedad, así como personas que hayan sufrido otras ETS o SIDA.


Cuál es el tratamiento para la Sífilis?
Según la fase de la enfermedad se pueden administrar penicilina (una o varias dosis) u otro tipo de moléculas si hay historia de alergia a la penicilina. Los remedios caseros no sirven y recuerde que si bien los síntomas pueden ceder solos, la enfermedad sigue su curso.  El tratamiento antibiótico evita que la enfermedad progrese, pero no puede revertir las secuelas que ya se hayan instaurado. Si una persona está siendo tratada para la sífilis debe abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que las úlceras se hayan curado por completo. Si una persona es diagnosticada con Sífilis, debe avisar de inmediato a sus parejas para que se realicen análisis y se descarte la enfermedad.  Si una persona es tratada exitosamente por Sífilis, puede contagiarse nuevamente si vuelve a entrar en contacto con un individuo infectado.


Cómo se puede prevenir ésta infección?
La manera más confiable es no mantener elaciones sexuales o limitarlas a una relación estable y mutuamente monógama con una pareja que ya se ha realizado pruebas y sabe que no está infectada. Las parejas deben hablar entre ellas respecto a si previamente han tenido un diagnóstico de VIH u otras ETS con el fin de permitirse tomar medidas preventivas. El uso correcto periódico de condones de látex puede disminuir el riesgo de contagio, únicamente si el área infectada está cubierta por el condón.  La transmisión no puede evitarse al lavar los genitales, orinar o aplicar una ducha vaginal después de una relación sexual.  Si usted presenta secreción genital o nota la aparición de una úlcera, irritación o crecimiento ganglionar a nivel inguinal, consulte con su médico y absténgase de tener relaciones sexuales.


CONSULTE A SU UROLOGO

SOCIEDAD COLOMBIANA DE UROLOGIA

 

volver.jpg

© 2020 Calle 93 # 14-20 Oficina 410 - Edificio Centro 93 Torre Sur - PBX: (57-1) 2186700